Cinco hombres acosaron a Maju Lozano en un restaurante y nadie la ayudó

Actualidad 28 de diciembre de 2017 Por
“Juro que le estuve por partir una botella en la cabeza, sé que no es la forma, pero la impotencia de la invasión me superaba", dijo la periodista y conductora de tv.
0022406716

La conductora de TV y periodista entrerriana Maju Lozano padeció el acoso de un hombre desconocido, con la complicidad de los cuatro amigos que lo acompañaban y la indiferencia del personal del restaurante donde ella cenaba con amigas y del resto de los comensales. Y trascendió porque ella lo contó con vehemencia en Twitter.

Era una salida de amigas, para despedir el año. Lozano quedó sentada cerca de otra mesa en la que cenaban cinco hombres. La agresión no tardó en llegar.

“Fuimos a cenar con amigas, en la mesa de al lado cinco tipos empezaron a molestar. Les pedimos que nos dejen tranquilas, que estábamos charlando, uno de ellos me empieza a tocar la espalda, le pido que no me toque, lo vuelve a hacer, le vuelo a pedir por favor que no lo haga más. Vuelve a hacerlo, sus amigos ríen obviamente. Lo vuelve a hacer, mis amigas le dicen que no moleste, lo vuelve a hacer. Me doy vuelta y le grito “lo volvés a hacer y llamo a la policía”. Me temblaban las manos, solas nosotras y mis amigas explicándole a ese imbécil que no me tocara”, contó la periodista en Twitter.

“Juro que le estuve por partir una botella en la cabeza, sé que no es la forma, pero la impotencia de la invasión me superaba, fue violento, intenta tocarme de nuevo, y el pelotudo del amigo le dice: “Pará que ésta loca te denuncia por falso acoso todos ríen”.

Sobre lo sucedido reflexionó: “Yo era la Loca! El tipo me tocó cinco veces la espalda de manera desagradable y yo era la loca. Juro me contuve para no explotar en llanto, nadie hizo nada, los de restaurante no tuvieron reacción, las otras mesas sólo miraban, no sé, siento que nos falta un montón, no entiendo. No entiendo en que momento algunos hombres piensan que pueden hacer cualquier cosa y a otros les parezca gracioso. Obviamente nos fuimos nosotras la situación era insostenible, estoy mezclada. No me puedo dormir, por momentos lloro, no sé de impotencia, de sentir. Que todavía nos falta mucho para aprender, que todavía muchos no entendieron que no es no, no lo sé, siento impotencia por mí, por todas y por todos lo que miraban y no hicieron nada”.

Fuente: Rosario 3

Te puede interesar